La alegría de San Zatti

29 ottobre 2022

2015%20-%20Torino%20(7)_edited.jpg

El Dr. Ecay, el médico del hospital, le preguntó una vez: "Sr. Zatti, ¿cómo se mantiene siempre de buen humor?". A lo que Zatti contestó: "Es fácil, doctor: trague amargo y escupa dulce.

 

Tener un rostro alegre y responder con humor, incluso en las circunstancias más difíciles, nace de un corazón que está en paz con Dios y se siente amado por Él, que sabe relativizar las situaciones, identificando lo esencial.

 

Tal vez el Sr. Zatti podría haber respondido con un argumento centrado en la teología de la vida religiosa a esa persona que envía sus saludos a su esposa... pero su respuesta fue diferente. También comprendió que la vocación del coadjutor salesiano es un poco más desconocida e incomprendida, a veces incluso con falta de reconocimiento social dado el valor que la sociedad tiene de la figura del sacerdote. Pero esto no preocupa ni entristece a Zatti. Entiende que lo esencial siguen siendo las "personas" -Da mihi animas, caetera tolle- y su bienestar, y se dedica a ellas.

 

 

Las enfermeras que a veces le pillaban a las 5.30 de la mañana, antes de la oración con la comunidad salesiana, postrado en la capilla con el rostro pegado al suelo en profunda oración, saben de dónde sacaba Zatti las fuerzas para seguir por el camino, a veces accidentado y difícil, del servicio a los demás."

 

Fuente: Infoans