Novena a María Auxiliadora por la paz

maria-ausiliatrice-1.jpg

Novena a María Auxiliadora por la paz

Don Bosco nos dice que la novena es eficaz si confiamos totalmente en Dios y apoyamos enteramente nuestra oración en Jesús por intercesión de María:


Rezar durante nueve días seguidos:

  • Intenciones (Cfr. más adelante).

  • 3 Padrenuestros, Avemarías y Gloria, con la jaculatoria: Sea alabado y reverenciado en todo momento, el Santísimo y Divinísimo Sacramento.

  • 3 Salves con la jaculatoria: María Auxiliadora de los cristianos, ruega por nosotros.

  • ·Oración a María Reina de la Paz.

ORACIÓN A MARÍA REINA DE LA PAZ

¡Oh María, Reina de la Paz! Soplan nuevamente vientos de guerra con el peligro de hacer correr ríos de sangre en nuestra Europa.

Dos terribles guerras mundiales han descompuesto a Europa, pero no hemos aprendido la lección: el recurso absurdo a las armas todavía encuentra espacio en Europa.

Reina de la Paz, intercede por nosotros para que la misericordia de Dios pulverice el orgullo que enfrenta a los pueblos y mueve las decisiones de los jefes de las naciones.

No merecemos ser escuchados porque Dios nos ha dado tanto poder y energía y nosotros la hemos transformado en bombas.

¡Y hasta tenemos arsenales de bombas atómicas!

Todo este dinero podría ser empleado en construir escuelas, hospitales, carreteras o para ayudar a los pueblos del tercer mundo.

¡Reina de la Paz, pide para nosotros el don de la Paz!

No la merecemos, pero tu Corazón Inmaculado acoja el clamor de todos los que sufren las consecuencias de la guerra apenas iniciada, y que podría convertirse en una verdadera catástrofe.

Nos comprometemos a santificar nuestras familias y a multiplicar los gestos de perdón y de paz para contrarrestar el peso del odio y del orgullo que originan las guerras.

¡Reina de la Paz, ruega por nosotros!

Angelo Card. Comastri


INTENCIONES DE ORACIÓN – EN SINTONÍA CON “FRATELLI TUTTI” (PAPA FRANCISCO)

1er día - María Auxiliadora, te rogamos que cese el horror de la guerra, y en particular la de Ucrania. Te lo pedimos con fe y confiamos en ti.

2º día - Pidamos a María Auxiliadora que los gobernantes puedan reconocer y promover concretamente la dignidad de todos los pueblos, y en particular de nuestros hermanos ucranianos, para que puedan ser protagonistas del destino de la propia nación.

3er día - Pidamos a María Auxiliadora por la comunidad internacional, para que condenando toda forma de agresión militar y de guerra, no abandone en la periferia a una parte de sí misma, sabiendo que para construir la paz, hay que partir siempre de los últimos.

4º día - Roguemos por las víctimas de la guerra, en particular de Ucrania, para que muchos hombres de buena voluntad socorran a los prófugos, y a cuantos han padecido ataques a las familias que han perdido a sus seres queridos.

5º día – Pidamos a María Auxiliadora que se eliminen las condiciones de proliferación de tantos orígenes de guerras, como es la negación de todos los derechos, para un auténtico desarrollo humano integral para todos.

6º día – El mundo encuentra cada día más dificultad en el lento camino hacia la paz que ha emprendido y que comenzaba a dar algunos frutos: pidamos a María Auxiliadora que el error, que anida en el corazón de quien trama el mal, sea descubierto y triunfe la alegría de quien promueve la paz.

7º día – Ante las ofensas padecidas, la bondad no es debilidad, sino verdadera fuerza, capaz de renunciar a la venganza. Pidamos a María Auxiliadora que todas las heridas abiertas en estos días se perdonen y que todo resquicio de guerra que llevamos dentro se apague para que no se convierta en un incendio.

8º día – Pidamos a María Auxiliadora por las familias y las personas víctimas de la guerra y de la violencia, en particular las de Ucrania: que puedan hallar consuelo y que la comunidad internacional no ahorre esfuerzos en ayudarles.

9º día – Consideremos la realidad de las víctimas de la violencia, miremos la realidad con sus ojos y sus relatos con corazón abierto. Pidamos a María Auxiliadora que todos reconozcan el abismo del mal en el corazón de la guerra y tengan valor para luchar por la paz.