top of page

Reglamento para los Devotos de María Auxiliadora ​escrito por Don Bosco

  1. En la Iglesia dedicada en Turín a María Auxiliadora, con la autorización de Su Excelencia el Arzobispo de Turín, se constituye canónicamente una Asociación de sus devotos que se proponen promover las glorias de la divina Madre del Salvador para merecer su protección. en la vida y especialmente en el momento de la muerte.

  2. Se proponen dos medios especiales: ampliar la devoción a la Santísima Virgen y la veneración a Jesús en el Santísimo Sacramento.

  3. Para ello trabajarán con la palabra, con el consejo, con los hechos y con la autoridad para promover el decoro y la devoción en las novenas, fiestas y solemnidades que se celebran durante el año en honor de la BV María y de las SS. Sacramento.

  4. La difusión de buenos libros, imágenes, medallas, boletas de calificaciones, intervenir y recomendar la intervención a las Procesiones en honor a María SS. y de las SS. El Sacramento, la Comunión frecuente, la asistencia a la Santa Misa, el acompañamiento al Viático son las cosas que los Agregados se proponen promover con todos los medios compatibles con su estado.

  5. Los Asociados cuidarán asiduamente de sí mismos y de las personas que de ellos dependan, para impedir la blasfemia y cualquier discurso contrario a la religión y, en cuanto esté a su alcance, eliminar cualquier obstáculo que pueda impedir la santificación de los días festivos.

  6. Cada Asociado, de acuerdo con los consejos de los catecismos y maestros espirituales, es fuertemente exhortado a ir a la Sagrada Confesión y Comunión cada quince días o una vez al mes ya escuchar la Santa Misa todos los días mientras las obligaciones de su estado lo permitan.

  7. En honor a Jesús Sacramentado, los Asociados todos los días después de las oraciones ordinarias de la mañana y de la tarde rezarán la jaculatoria: Sea alabado y agradecido en todo momento el Santísimo. y el Divino Sacramento. Y en honor a la Santísima Virgen María, Auxilium Christianorum, ahora pro nobis. 

 

A los sacerdotes les basta que en la Santa Misa pongan la intención de rezar por todos los miembros de esta piadosa Asociación.

Estas oraciones servirán de vínculo para unir a todos los Asociados en un solo corazón y una sola alma para rendir el debido honor a Jesús escondido en la Sagrada Eucaristía y a su augusta Madre, para participar en todas estas obras de piedad que se realizarán desde cada Asociado. .

(De "Letture Cattoliche", Año XVII, Mayo, Fasc. V, pp. 48-50)

don-bosco-sign.png
bottom of page